Pepe Yáñez y Pedro Tabernero llevan a la ilustración la gran obra poética de Rilke

Grupo Pandora publica la primera edición ilustrada de las «Elegías de Duino» -

Jesús Morillo.


ENLACE A NOTICIA EN ABC CULTURA


Solo puede calificarse de ambiciosa la tarea de hacer una edición ilustrada de «Elegías de Duino», de uno de los grandes poemas del siglo XX. La dificultad estriba no solo en el género en que se inscribe, la poesía, frente a otros más narrativos como la novela, sino porque la obra sobre la que más se ha escrito de todas las que dejó Rainer Maria Rilke es una honda reflexión sobre la condición humana, sobre la vida y la muerte, la belleza y lo sublime, lo efímero y la eternidad, el tiempo y la muerte... Como dijo sobre estas diez elegías el filósofo Martin Heidegger: «Rilke ha expresado en lenguaje poético mis ideas».

La cita del filósofo alemán ilustra también la dificultad, como sucede en su propia obra, que supone enfrentarse a las «Elegías de Duino», un poemario de fuerte carga simbólica y existencial, por momentos hermética. Por todo, ello, nadie hasta la fecha se había atrevido a acometer una edición ilustrada de esta obra que Rilke tardó más de una década en completar, desde que tuvo la primera iluminación en los acantilados que rodean el castillo de Duino, en Trieste, hasta que las completara una década después. Lo recuerda el editor Pedro Tabernero. «Nadie se había atrevido con este libro», señala.

El editor llevaba tiempo queriendo llevar al terreno de la ilustración estas «Elegías de Duino», una de la cuales se compuso en Ronda. Para ello, contactó, a través de Mario Vargas Llosa, con el prestigioso pintor peruano Fernando de Syszlo, que llegó a realizar algún boceto preliminar, pero su accidentada muerte en 2017 frustró el proyecto.

Entonces, Pedro Tabernero se dio de bruces un día con un libro de gastronomía ilustrado por el artista sevillano y viajero inquieto Pepe Yáñez, «con unas acuarelas que tenían un estilo que iba bien para este volumen de Rilke». El libro gastronómico al que se refiere el editor se titulaba «Mejillones del Parnaso», añade Pepe Yáñez, «un recetario de mejillones ilustrados. El libro llegó a manos de Pedro Tabernero, quedamos par tomar un café y me propuso un cuaderno de viajes por mis periplos alrededor del mundo. Cuando me comento que quería continuar la colección de ‘Poetas y ciudades’ con estas ‘Elegías’ de Rilke le propuse llevarlo a cabo. Uno de mis libros de cabecera es ‘Cartas a un joven poeta’, pero nunca había ahondado en la obra de Rilke como lo he hecho ahora con este proyecto».

Para ello, este artista sevillano ha realizado un centenar de ilustraciones en aguada con técnicas mixtas, que combinan la acuarela, el guache y el acrílico. «Son pinturas que iban muy acordes con el espíritu que transmiten las elegías, que son un texto hipnótico, muy duro de inicio. Pero me tiré al agua y fui dibujando con las sensaciones que me iba transmitiendo el texto, que tiene un lenguaje tremendamente simbólico sobre la naturaleza humana. Me atrapó profundamente y creo que eso se ha reflejado en las ilustraciones».

En ese sentido, el artista señala que esa «falta de asideros» en la obra de Rilke es también «un reto que te permite una libertad creativa mayor y un reto que me ha hecho ver a este poeta de otra manera».

Ese componente simbólico era uno de los retos a la hora de aportar una imagen a estos poemas. «Es un libro de especial complejidad, pero era un desafío. En la tarea de maquetación he procurado que el diálogo de las imágenes con los poemas fuera el adecuado. Pepe ha interpretado muy bien la idea inicial del libro y yo he tratado de dotar de un ritmo interno al libro con la maquetación», añade el editor.

La edición cuenta no solo como novedad con las ilustraciones de Pepe Yáñez, sino también con una nueva traducción a cargo del catedrático de Alemán de la Universidad de Sevilla Chritoph Elhers. «La poesía de Rilke es muy sonora en alemán y Elhers ha tratado de hacer lo mismo en español, para lo que ha invertido seis meses», detalla Tabernero.

Condición humana
El volumen se completa con dos prólogos, uno a cargo del periodista cultural Antonio Lucas y otro del poeta Luis Antonio de Villena. Este último señala en su texto al hilo de estas «Elegías» que «para quienes siempre quieren en el poeta una vena social o comprometida, Rilke está en sus antípodas, porque parece el poeta de la torre de marfil. Y sin embargo, el gran buscador del espíritu vivo, buscaba lo más profundo y excelso de la condición humana...».

Todos ellos —Tabernero, Yáñez, Elhers, Lucas y De Villena— se dieron cita en la Fundación Valentín de Madariaga el pasado 14 de julio, para presentar esta nueva edición de «Elegías de Duino», el primer título de la colección «Poetas y ciudades» que está dedicado a un autor en una lengua que no es la española, ya que hasta la fecha ha acogido títulos de Juan Ramón Jiménez, Jorge Luis Borges, Federico García Lorca, Octavio Paz, José Caballero Bonald y Pablo Neruda, entre otros.


Pepe Yáñez. Pepe Yáñez y Pedro Tabernero llevan a la ilustración la gran obra poética de Rilke